Estas leyendo
Dominicana premia delincuentes

Dominicana premia delincuentes

Dominicana premia delincuentes
Triques

En República Dominicana sus actuales gobernantes de derecha, encabezados por no olvidan los tiempos del dictador Rafael Leónidas Trujillo, quien es la inspiración del empresario Luis Abinader, elegido en julio de 2020.

A Abinader sólo le importa atraer turismo y que todo parezca bonito en su país, aunque el orden aparente se logra a costa de la violación a los derechos humanos.

El mal trato que dan a los migrantes haitianos en su frontera es propio de animales, y la represión que va desde los robos, vejaciones, golpes y hasta las desapariciones es tarea de todos los días.

El Grupo de Apoyo a Refugiados y Repatriados en República, detalló que en República Dominicana los migrantes enfrentan diversos tipos de abusos y violaciones a sus derechos, sin importar si son niños o embarazadas. Entre los más frecuentes cita la separación de las familias, la detención de haitianos en cualquier circunstancia, la devolución de niños sin presencia de sus padres u otro familiar, y la detención de menores en hospitales o en las calles.

En medio de este escenario propio de siglos atrás, donde la derecha se muestra en todo su esplendor como si se tratara de una dictadura, el líder nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, Alito, por fin se reconoce de derecha y coloca en ese espacio a su decadente partido al armonizar un con régimen corrupto y represivo como el de República Dominicana.

Alejandro Moreno, recibió el reconocimiento del Senado de la República Dominicana a su destacada carrera política en beneficio de México, de sus ciudadanos y de la democracia en el mundo, situación que pareciera un sarcasmo si los gobernantes dominicanos supieran algo de la historia y la realidad de México.

Pero si en realidad Alejandro Moreno defendiera los principios que dice enarbolar, hubiera rechazado el reconocimiento que sólo sirvió para colocar lo en la línea de fuego de las críticas y a su país anfitrión para mostrar el salvajismo de los conservadores en el poder.

La detención de un centenar de migrantes haitianos indocumentados en diversos puntos al este de República Dominicana y su correspondiente encarcelamiento es para sus las autoridades una especie de trofeo. El supervisor regional de Migración, José Bienvenido, confirmó que los migrantes fueron detenidos en zonas como Bávaro, Higüey, Bayahíbe, Nisibon, Verón y La Romana.

Un total 26,916 haitianos fueron deportados a su país durante enero pasado, a pesar de que los dos países firmaron un memorando de entendimiento acerca del mecanismo de repatriación con pleno respeto a los derechos de los ciudadanos haitianos, pero no se cumple. Lo peor de todo es la pasividad del gobierno de Haití, que no condena estas violaciones.

La decadencia se reúne con la decadencia, y el rancio estilo de gobernar del Partido Revolucionario Dominicano, seguidor del asesino Trujillo, y, por su parte le cortaron las alas a Alito Moreno, porque el INE decidió invalidar las reformas a los estatutos del PRI, con las que pretendía alargar su mandato hasta 2024.

Te puede interesar

Los herederos de Leónidas Trujillo, en Dominicana, reprimen haitianos y dominicanos pero premian delincuentes extranjeros, esa es la derecha delincuente de la región.

La derecha en América Latina sólo sabe gobernar represivamente, ahí está Perú cuya usurpadora ha asesinado a 60 peruanos, y herido a dos mil, y Ecuador, donde hay persecución política contra asambleístas como Viviana Veloz. El régimen del empresario Guillermo Lasso no aguanta mucho tiempo.

En las próximas elecciones en Paraguay, se inclinarán por la izquierda ante la torpeza del candidato de la derecha, Santiago Peña, que inició un conflicto diplomático con Argentina, por insultar a sus habitantes. La torpeza caracteriza a la derecha en América Latina que se ve acorralada ante sus propios errores y su clásica política antipopular.

Jose Garcia
Jose Garcia

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados