Estas leyendo
Triplicidad de Gobiernos o Vacíos de Poder

Triplicidad de Gobiernos o Vacíos de Poder

Triplicidad de Gobiernos o Vacíos de Poder
Por: Mario Gómez y González

Simple y llanamente la triplicidad es la cualidad triple (3) de algo.

En estos momentos en Tabasco, hay tres gobernadores; el legítimo (Carlos Manuel Merino Campos), el que tiene permiso (Adán Augusto López Hernández) y el electo (Javier May Rodríguez).

Si usted quiere, dos gobernadores-dijéramos- “fantasmas”; porque Carlos Manuel Merino Campos, “está, pero no está”; Adán Augusto López Hernández, que “no está”, pero “sí está”; aunque no se ve, pero “se siente”.

El “real”, sería Javier May Rodríguez, pero que no tiene el control total de las instituciones, del presupuesto y del resto de las herramientas que, en su conjunto, constituyen una administración pública estatal: un gobierno del estado.

Más allá de lo que, con atino, publicara recientemente nuestro compañero y amigo analista político, Héctor Tapia, la historia política de Tabasco, nos muestra los “inconvenientes” que resulta y genera, contar con dos mandatarios (el que está en funciones y el electo) y-atendiendo al actual escenario local de tres gobernadores, como afecta este fenómeno a la entidad e incluso “al gobernador que llega”.

Según mis fuentes consultadas, fue desde el periodo del gobernador Mario Trujillo García, que dio este fenómeno, ya que el destape se realizaba-de acuerdo al calendario electoral de esa época- en enero o febrero y las elecciones durante el mes de Julio.

Después de los comicios y conocido el lógico triunfador (don Manuel R Mora Martínez-elección unipartidista y sin impugnaciones), habían varios meses-hasta la toma de poder del nuevo-por lo que en Tabasco había dos gobernadores.

Por un lado, el mandatario saliente ejercía un poder-dijéramos- “virtual”; y el mandatario entrante, sin poder ejercer el mando al no estar en funciones, lo que derivaba en un vacío de poder.

El gobernador saliente, perdía “atractivo”, pues los tabasqueños acudían al mandatario que estaba por entrar, para plantearles sus problemas e inquietudes, aunque no tuviera los recursos para atender las peticiones.

Lo anterior, convertía el mandatario entrante en un verdadero contra-peso del que estaba en funciones; por ello, don Mario Trujillo García, dispuso una reforma electoral, donde el proceso comicial se pasaron de julio a los últimos días del mes de noviembre.

Lo mismo le sucedió a don Enrique González Pedrero, quien, tras su triunfo, se fue del estado para no hacerle sombra a don Leandro Rovirosa Wade, regresando pocas semanas antes para el cambio de poderes y el nombramiento de su equipo de trabajo (gabinete).

En términos reales, a Javier May, no le urgía la presentación de su gabinete de trabajo (conocedores y estudiosos de la política tabasqueña, así nos lo hicieron saber), pero con toda seguridad quiso seguir la línea de la presidenta Claudia Sheimbaum Pardo, quien sí tenía la imperiosa necesidad de impactar a la opinión pública nacional, terminando con las especulaciones de que Andrés Manuel López Obrador, metería mano o palomeara sus nombramientos; lo cual logró, pues sus designaciones fueron para gentes de nivel.

También, para enviar un mensaje de calma a los mercados internacionales, las bolsas de valores, la paridad peso-dólar, la banca de crédito internacional y el entorno económico-financiero, al que México y los mexicanos, no nos podemos abstraer.

Por lo que respecta a Javier May Rodríguez, el oriundo de Comalcalco, no tenía presiones de ninguna especie; sin embargo, su acción podría entenderse en el escenario de que tenga en sus manos toda la información (coincido con Héctor Tapia), de la situación verdadera que guardan las finanzas públicas del estado; del estado real de las instituciones y de que sea esto una especie de contrapeso, ante el gobierno saliente, cuyas características son de falta de trasparencia, opacidad, poca o nula claridad y silencio.

Te puede interesar
El próximo gabinete

De la misma forma, que este ejercicio sirva para que los nuevos funcionarios designados vayan entrando en calor y que conozcan las verdaderas “papas calientes”, que recibirán; puesto que no tendrán tiempo para la curva de aprendizaje, sino que tienen la obligación, primero, de dar a conocer públicamente los verdaderos diagnósticos y, después, comenzar a trabajar (tomar medidas e iniciar acciones), para dar resultados positivos en lo inmediato.

En la Línea de Fuego** pese a que el gabinete gubernamental presentado recientemente no tiene nada que ver con la vieja guardia izquierdistas, es digno de aplauso el homenaje y el reconocimiento en vida a Darwin González Ballina, como coordinador de asesores** una duda: ¿el último coordinador de asesores nombrado oficialmente fue Liborio Correa López (CNC), durante la gestión de don Arturo Núñez Jiménez?

En La Línea de Golpeo** En efecto, Sheyla Guadalupe Cadena Nieto, fue reinstalada políticamente –más de manera administrativa, dicen sus bienquerientes- por Javier May, luego de que, por órdenes de Adán Augusto López Hernández, el capi Merino, prescindiera de sus servicios al frente de la Sedener.

Los Malosos** Los malquerientes (un titipuchal, por cierto), de Evaristo Hernández Cruz, aseguran que fue el gran perdedor, durante la designación del nuevo gabinete** sin embargo, sus porristas y matraqueros insisten con fuerza y ánimo: será el nuevo director general del Colegio de Bachilleres de Tabasco (COBATAB)** ¿será?

Jaque Mate** Petición escuchada en importante e influyente café político del velódromo de la ciudad deportiva** que no sea un gabinete “a modo”, de puros “floreros”, “cuida-hueso”, “obediente”, del “sí, señor” * por el contrario, que sea un gabinete que dé la batalla por Tabasco y los tabasqueños* fue todo por hoy** hasta mañana Dios mediante.

La Chispa


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados