Estas leyendo
Tabasco: ¿Y dónde están los priístas?

Tabasco: ¿Y dónde están los priístas?

Tabasco: ¿Y dónde están los priístas?
De Primera Mano
Por Rodulfo Reyes

Formalmente ya no pertenecen al PRI, pero se formaron ahí y llegaron al partido del presidente Andrés Manuel López Obrador para no vivir en el error de estar fuera de la ubre pública. Hoy no se sabe qué hará con ellos el gobernador electo Javier May Rodríguez.

En el gabinete legal dado a conocer a principios de mes por May no aparece ningún ejemplar de esta fauna política, salvo Katia Ornelas Gil, pero ella entró desde el PVEM, que jugó como aliado.

De la ex priísta puede decirse que el verde fue la primera puerta para su transición orgánica hacia la Cuarta Transformación, aunque no se le debe restar méritos por su capacidad para meterse al círculo del próximo mandatario.

Durante la campaña, muchos cuadros conocidos con el mote de ‘neomorenistas’, por ser ‘nuevos’ en el movimiento del de Macuspana, sudaron la gota gorda para llevar al triunfo a May.

Ahora puede afirmarse sin lugar a equivocación que no era necesario esa “sumatoria”, y si nos apuran se puede decir que en muchos casos esos cuadros le causaban una merma a la imagen de May.

¿Quiénes son esos priístas llegados a Morena que se podrían haber quedado sin espacios?

La lista es grande y usted puede encontrarla en los “gabinetes” que aparecieron en espacios editoriales.

Esos “nombramientos” eran, más bien, buenos deseos de los espacios para con los “destapados”.

Podría darse el caso también de que algunos políticos filtraran perversamente nombres de otros políticos para “quemarlos” y hacerlos ver como “desesperados” por entrar a la administración.

Es cierto que el próximo usuario de Plaza de Armas no es asiduo lector de columnas, pero desde antes del desayuno un colaborador con mucha ascendencia le tiene un seguimiento puntual de la agenda de la comentocracia, y allí le señala movimientos inusuales y sus posibles trasfondos.

Vaya, al menos en un sector del círculo rojo se daba como un hecho que el ex alcalde Evaristo Hernández Cruz sería secretario de Educación, una dependencia enorme para acomodar a sus piezas, las mismas que fueron tras el voto para el 2 de junio.

Hernández Cruz se fue hace nueve años del PRI, luego de que la dirigencia nacional lo vetara para volver a repetir como candidato a la alcaldía de Centro para las elecciones extraordinarias de 2016, tras ya haberlo sido en la jornada de 2015.

Obligado a dejar al Revolucionario Institucional, se sumó con su equipo al abanderado de Morena, Octavio Romero Oropeza.

Para el partido lopezobradorista 2015 fue la primera vez que participaba en unas elecciones constitucionales tras su fundación en 2014.

Evaristo se metió de lleno a la campaña de Octavio Romero, y su capacidad como operador electoral pasó la prueba de ácido: de haber obtenido el hoy titular de Pemex 29 mil votos en 2015 quedando en cuarto lugar, seis meses después, en las extraordinarias de agosto de 2016, con el apoyo del ex priísta logró 44 mil sufragios, ocupando el segundo lugar.

La fama de Evaristo como versado en las artes electorales creció, pues en seis meses el tricolor cayó de 51 mil votos a 44 mil, sumándole esas papeletas al vinotinto.

De hecho, Octavio sacó unas 80 papeletas más que la candidata priísta, Liliana Madrigal, quien fue impuesta desde la capital para evitar que Evaristo lograra ganar en la repetición de los comicios; esa negociación se le atribuye al gobernador perredista Arturo Núñez Jiménez con el líder priísta Manlio Fabio Beltrones.

Esa elección extraordinaria fue la entrada por la puerta grande de Evaristo a Morena, y en 2018, de la mano de Adán Augusto López Hernández, fue designado candidato a la comuna capitalina, aunque rompió con él en 2021 que terminó su segunda gestión como presidente municipal, y buscó a Javier May a través de Octavio Romero.

Te puede interesar

A menos que le hagan un lugar en el gabinete ampliado (TVT, Central de Maquinarias, Sapaet, entre otras), no se ve al ex priísta en la administración de May.

Pero el caso de Evaristo no es el único. Como él hay muchos priístas que ya se hacían en el cuerpo de colaboradores.

Por ejemplo, el ex candidato a la gubernatura del tricolor, Jesús Alí de la Torre, quien también entró por el apadrinamiento de Adán López, se promovía para la Secretaría del Bienestar.

Lo último que se ha dicho de él es que aceptará la dirección de la Central de Maquinarias, aunque se desconoce si esa unidad gubernamental aún funciona.

Ahora bien, los priístas que creyeron que May ganó por ellos difícilmente aceptarían una plaza que no sea una Secretaría.

Para su información…

Más allá del debate de si era legal o no su reincorporación al ayuntamiento tras pedir licencia a Cabildo para competir por una diputación federal, Julio Gutiérrez Bocanegra regresó a despachar a Macuspana para resolver problemas torales para la comuna, como la afectación de la CFE para que no funcionara la planta de agua de San Carlos, lo cual ya se solucionó.

Te puede interesar: Tabasco: Inicia la era lopezobradorista

La Chispa


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados