Estas leyendo
Morena: ¿Harakiri Electoral?

Morena: ¿Harakiri Electoral?

Avatar
Morena: ¿Harakiri Electoral?
Por: Mario Gómez y González

El harakiri (corte del vientre), era el ritual de suicidio japonés por desentrañamiento. Formaba parte del bushidō, el código ético de los samuráis y se realizaba de forma voluntaria para morir con honor, en lugar de caer en manos del enemigo y ser torturado, o bien como una forma de pena capital para aquellos que habían cometido serias ofensas o habían sido deshonrados.
La ceremonia formaba parte de un ritual más elaborado que se realizaba generalmente ante algunos asistentes; el ritual completo consistía en clavarse el tantō (cuchillo), por el lado izquierdo con el filo hacia la derecha, cortar hacia la derecha firmemente y volver al centro para terminar con un corte vertical hasta casi el esternón.
Cuenta la historia que, en el año de 1967, Mishima se alistó en las Fuerzas de Autodefensa de Japón, donde, junto con jóvenes estudiantes, intentó inspirar a la población hacia un golpe de Estado. No obstante, resultó en un fracaso, lo que le llevó a hacerse el “harakiri”.
Pues, aunque usted no lo crea, en estos sagradísimos tiempos electorales, en Morena el partido oficial-creado a la imagen y semejanza de su inventor (el presidente Andrés Manuel López Obrador)-, se está practicando esta forma de suicidio, de cara a la jornada comicial-federal y estatal-, lo que dejaría bastante mal parado y sobre arenas movedizas, al instituto político vinotinto.
Para nadie en el país, pero especialmente en Tabasco-que es el caso que nos ocupa e interesa-está pasando desapercibido que este proceso interno Morenista, en un auténtico maratón de simulaciones, mentiras, engaños y burlas, para todos aquellos que creyeron en la instauración (per sécula, seculorum-por los siglos de los siglos), de la democracia como forma única de acceder a candidaturas en todos sus niveles.
El aplazamiento-un día sí y el otro también- por dar a conocer las listas de los candidatos a las alcaldías, diputaciones locales y federales, tiene actualmente a Morena, al borde del colapso interno, ya que la desconfianza, la discordia y el deseo de ajuste de cuentas (venganza), ante tanta tomadura de pelo, son el pan nuestro de cada día.
Claro, todo esto es el resultado de los adelantamientos de los tiempos electorales por parte del mismo presidente Andrés Manuel López Obrador y sus corcholatas presidenciales, cuando hasta el más ciego vio y comprobó hasta la saciedad, que los dados (y dedos también), estaban cargados y dirigidos hacia Claudia Sheimbaum y que el resto, fue nada más comparsa para justificar el escenario.
El dirigente nacional Mario Delgado, se ha venido encargando de emitir convocatorias y convocatorias que él mismo y Morena, violan y violan, sin que nadie se atreva a alzar la voz, protestar e impugnar, ya que están dormidos, no tienen malicia o de plano, todavía creen en los pajaritos preñados.
Este aplazamiento, en el caso de Tabasco, por dar a conocer los resultados de las “encuestas” hasta el próximo mes de marzo, obedece a la “estrategia”, de mantener a raya (seguir dándoles atole con el dedo), a quienes no vayan a quedar y no se vayan a cobijar en otras opciones partidistas, descuadrándole los números al bien llamado partido oficial, que insiste en su cantaleta de cuentas alegres.
Es clara la estrategia; hasta el límite de los tiempos y términos oficiales del Instituto Nacional de Elecciones (INE), lo que impediría a los “desencantados, encabronados y emputados”, no poder ser opción para otros partidos políticos; ah, pero sí, para promover, organizar y hacer efectivo el voto de castigo.
A estas alturas, ya saben todos los interesados, quienes serán los que verdaderamente vayan a estar en las boletas electorales para la jornada comicial del 2024; saben también que no fue un proceso limpio y transparente y que, al final, será la unidad (el voto y el dedo de uno), quien se impondrá, ante el llanto y rechinar de dientes.
¿Pruebas?, Rosalinda López Hernández, ni siquiera se registró para el Senado; Adán, prefirió a su hermana, haciendo a un lado a Yolanda Osuna Huerta, quien no podrá reelegirse, porque Centro, ya está dado al factor “DC”.
Por eso es que hemos visto que ya varios fuertes aspirantes a las candidaturas de Morena, se han retirado y optado por la opción-principalmente- de Movimiento Ciudadano (MC), quien será el gran capitalizador del descontento generalizado que pronto alcanzará su máximo voltaje.
Por eso es que el PRI y el PAN, no pueden ni deben ir solos a la contienda; tendrán que aliarse; el PRD-a pesar de contar con esquemas y estructuras propias- los números no les van a alcanzar para ganar; tendrán que unirse.

Jaque Mate** Un proceso interno Morenista, caracterizado de la “A a la Z”, por la simulación, la mentira, el engaño y la burla** allá ellos y su harakiri electoral** buen fin de semana** hasta el lunes Dios mediante.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados