Estas leyendo
La guerra sucia vs factor “D”

La guerra sucia vs factor “D”

La guerra sucia vs factor “D”
Por: Mario Gómez y González

Sin duda alguna, la guerra sucia se conceptualizó como el conjunto de medidas de represión militar y política con el fin de disolver los movimientos de oposición política al Estado Mexicano, ese concepto se ha transformado y trasladado a las contiendas político-electorales actuales.
“En la guerra y en el amor, todo se vale”, reza un conocido refrán popular; sin embargo, también se le podría añadir que, aparentemente, también todo se vale en la competencia político- electoral; y más, cuando es un proceso interno partidista para ganar una candidatura.
Es cierto, existen expresiones por parte de actores políticos, militantes, simpatizantes e incluso hasta de voceros oficiales y representantes que no cesan de promover y difundir, por cualquier medio, campañas de desprestigio, desacreditación y de odio en contra de sus adversarios, utilizando para ello, el menor pretexto, fundado o infundado, del que puedan echar mano para lograr sus propósitos particulares, algo que se denomina también guerra sucia.
Las campañas electorales-incluso las internas de cada partido político- son procesos intensos de persuasión y cortejo de los votantes, que impulsan estas instituciones y sus candidatos con el objetivo central de ganar espacios de representación pública y construir mayorías electorales estables.
Una campaña implica también un proceso intenso de investigación, proselitismo, comunicación, organización y movilización electoral realizada por los candidatos (o, aspirantes a serlo), con el fin, por un lado, de obtener el voto mayoritario de los votantes para conseguir un cargo de elección y, por el otro, de evitar que los opositores obtengan el cargo de representación pública. Es decir, implica un frente de atracción de votos y otro de rechazo de sufragios para sus opositores.
En este sentido, los candidatos-o aspirantes a la candidatura- articulan diferentes estrategias tratando de dar razones suficientes para que los ciudadanos voten por ellos y también para evitar que voten a favor de sus adversarios. La idea es no sólo sumar a su favor, sino también restarles a sus opositores.
Pues bien, para nadie en Tabasco, su clase política y la misma sociedad del municipio de Centro (donde está Villahermosa, corazón político y económico de Tabasco, además de contar con el aderezo de representar el 40 por ciento de la votación en general), se esté dando una clase de guerra sucia-principalmente en redes sociales- donde se pretenda aniquilar al rival.
Vaya, lo sorprendente es que se trata dentro de las mismísimas estructuras internas (y no tan internas), del partido dominante-en este caso Morena- que ostenta el poder político en la mayor parte del estado de Tabasco, pero particularmente en Centro (Villahermosa).
Daniel Arturo Casasús Ruz, joven fresco y con cara nueva de este bien llamado relevo generacional que viene impulsando el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador-tabasqueño, por cierto- está siendo víctima de esta guerra sucia, desde las entrañas del partido dominante, dado el crecimiento real que sus recorridos-en post de obtener la coordinación de los comités de defensa de la 4T en Centro- tienen y muestran.
Por eso el mote de “rival a vencer”, porque ha venido conjuntando y poniendo en práctica una serie de estrategias a ras de piso, de contacto directo y frente a frente, de redes sociales a través del ciberespacio, con un destinatario común: los habitantes de Centro, quienes ya lo ubican e identifican.
No dejar de llamar la atención este hecho; Daniel Arturo Casasús Ruz, no ha levantado la voz; no ha emitido reclamo alguno; evita la confrontación y el desgaste que traen consigo los enfrentamientos, descalificaciones, golpes bajos, zancadillas, descontones, ganchos al hígado y otras conductas.
La cordura debe imperar en el contexto de estas fuerzas obscuras, que dentro de las mismas entrañas del partido vino tinto, pretenden enrarecer y crear escenarios de descalificación e ilegitimidad, que jueguen en contra de Casasús Ruz; porque, al final, “la encuesta lo dirá”.

En La Línea de Fuego** Idania Rodríguez Hernández, aspirante a la diputación local por el distrito VIII (Centro), por Morena, camina a pasos agigantados para ganar la candidatura respectiva** la también dirigente del “Colectivo 50+1”, trae propuestas interesantes a favor de las mujeres y de la población en general**ojo con ella.

En La Línea de Golpeo** Aquiles Domínguez Cerino, político profesional y precursor de la amistad, más allá de los legítimos intereses que la política genera y despierta en los seres humanos, se recupera lentamente de sus males y regresó a presidir el epicentro de la mesa de café más polémica, influyente y poderosa que se da alrededor de una taza del bien llamado “néctar negro” * ¡por supuesto que sí!, hay “negro” Aquiles para mucho rato más y Dios mediante, este sábado nos reuniremos a compartir el pan y el vino, en “Quillos”, del velódromo de la ciudad deportiva* Amado Líder, estás de vuelta.

Los Malosos** La legisladora local del PRI, Soraya Pérez Munguía, le volvió a poner el cascabel al gato y “aguar” la fiesta a las bancadas de Morena y del PVEM-quienes sin el menor recato aprobaron las cuentas públicas de los 17 ayuntamientos, a pesas de las serias irregularidades financieras que las administraciones del partido vinotinto presentaron-, al señalar que el poder Legislativo se ha vuelto una ‘ventanilla de trámite del Ejecutivo’, al no poder señalar las inconsistencias que en el pasado se detectaban en la revisión de estas*por esta razón, la política cardenense, expresó que la sesión en sí es una pérdida de tiempo, toda vez que se fiscalizan obras de infraestructura sin precisar montos de inversión, lo que dificulta ahondar en su revisión* ahí queda eso.

Te puede interesar
Confío en el Pueblo: JMR

Jaque Mate** La precandidata panista a la gubernatura, Lorena Beauregard de los Santos, se inaugura en su nueva etapa de lenguaje florido, al señalar que Javier May no tiene “guevos”* lo bueno es que la priista tiene caparazón fuerte y deberá aguantarse cuando le enderecen algún adjetivo y no pueda demandar su cacareada bandera de que le cometan violencia política de género, que ella misma está ejerciendo y propicia* ¿ Será que su novedosa y léxica campaña está siendo dirigida desde la UJAT? * es pregunta* fue todo por hoy** hasta mañana Dios mediante.

rita


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados