Estas leyendo
Serán consideradas violencia económica, limitar desarrollo laboral de las mujeres y pedir certificado de no embarazo

Serán consideradas violencia económica, limitar desarrollo laboral de las mujeres y pedir certificado de no embarazo

Avatar
Serán consideradas violencia económica, limitar desarrollo laboral de las mujeres y pedir certificado de no embarazo

Ahora serán consideradas violencia económica, limitar desarrollo laboral de las mujeres y pedir certificado de no embarazo. Esto, luego de que el pleno de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad ampliar el concepto de violencia económica contra las mujeres.

Con 455 votos a favor, las y los legisladores avalaron el dictamen que reforma el artículo 6 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. El documento se envió al Senado de la República, para su revisión y ser aprobada. Después será enviada al Poder Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Con la modificación del artículo 6, señalan los diferentes tipos de violencia: psicológica, física, patrimonial, económica y sexual.

El numeral IV de dicho artículo señala que violencia económica contra las mujeres se ejerce por acción u omisión y busca afectar “la supervivencia económica de la víctima”. Controlar sus ingresos laborales o pagarles un salario menor por igual trabajo son las manifestaciones enunciadas en la Ley.

Estas serán consideradas violencia económica contra las mujeres

La ampliación del concepto de violencia económica aprobada por la Cámara de Diputados se entenderá por violencia económica “toda acción u omisión del agresor que impacta de manera negativa en la economía de la víctima, en su independencia y autonomía financiera”.

Señalaron que este tipo de violencia se ejerce en el pago de un salario menor por igual de trabajo. Agregaron que será considerada violencia económica las “limitaciones u omisiones para su desarrollo laboral y/o profesional. Exigencia de exámenes de no gravidez, así como otros condicionamientos vinculados al género y la maternidad. Así como la explotación laboral”.

La iniciativa presentada por la diputada de Morena, Reyna Celeste Ascencio Ortega, entró al tema del trabajo del hogar y de cuidados. Una labor que realizan principalmente las mujeres y que no se había considerado como violencia económica.

La modificación del artículo indica que es violencia económica en ámbito familiar “cuando el agresor controle el ingreso de sus percepciones económicas e incluso de manera injustificada se desentiende de sus obligaciones económicas, de colaborar a realizar las labores domésticas o del cuidado de las personas que dependan de él”.

“Tiene graves consecuencias físicas, económicas y psicológicas a corto y largo plazo al impedirles participar plenamente y en igualdad de condiciones en la sociedad. Por ello, es sumamente importante que las mujeres reconozcamos los actos que configuran los diferentes tipos de violencia. Saber que estamos siendo víctimas y solicitar el apoyo correspondiente para salir de ella”, expresó la diputada Reyna Celeste Ascencio en tribuna al defender su iniciativa.

Te puede interesar: IEPCT aprobó el registro de la coalición “Juntos Hacemos Historia en Tabasco”

Medidas contra maternidad y dejar sola a las mujeres afrontar gastos, será violencia económica

La iniciativa de la diputada morenista, presentada en noviembre de 2022. Fue enriquecida con el trabajo conjunto de quienes integran la Comisión de Igualdad de Género.

Si el Senado de la República avala la propuesta, la nueva redacción indicará que las limitaciones u omisiones que impidan a las mujeres desarrollarse en el trabajo será violencia económica. Además, si una empresa pide un certificado de no embarazo también será considerado como violencia económica.

Asimismo, será violencia económica cuando los centros laborales tomen otras medidas contra la maternidad, como el despido por embarazo.

La diputada Reyna Celeste enfatizó que la violencia económica contra las mujeres no solo es ejercer el control económico o condenarla a vivir en pobreza y en condiciones de subsistencia. Sino que también es dejar que ella sola afronte los gastos, cargas y obligaciones del hogar.

“No solo se trata de las labores del hogar. Sino que hay tareas económicas no remuneradas como el cuidado de hijos, enfermos y personas adultas mayores. Donde regularmente también se deja solas a las mujeres”, agregó.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados